martes, 23 de septiembre de 2008

Quizás seas tú mi destino

Quizás tenga que ser tan sumamente gilipollas para creer en tí.
Tal vez mi destino sea estar contigo, tal vez tenga siempre que seguirte hacia donde vayas y tenga que estar siempre pendiente de tí.

Es algo extraño que ahora tenga que ser así y que piense así, después de tanto tiempo sin hablar contigo, solo esos típicos saludos de mala muerte que nos hacíamos.
Es raro que de repente vengas y me hables, como si no hubiera pasado el tiempo, es raro, solo raro.

Me siento.... estúpida a veces, cuando solo tú estás en mi cabeza.
¿Porqué me hablaste? Has hecho mal. Mi cabeza no te dejará en paz.

Quizás seas tú mi destino, pero... ¿y si no?
Qué pasará después?....

Estos pensamientos había que colocarlos en algún sitio, y así he decidido.

No hay comentarios: